27 abril 2009

Un cuentito

Era una sandía gorda gorda gorda que quería ser la más bella del mundo, y para su meta conquistar... splash splash... aprendió bioquímica y alteró su genética, así aumentó su precio en el mercado, salió en los noticieros y adquirió fama mundial.
Era hermosa y deseada por todos, como un bellisimo adorno para la cocina.
Pero la sandía se sentía vacía. Eso se debía principalmente a que, en su búsqueda de belleza exterior, olvido modificar las bases que mejoraban sus tejidos interiores, que se encontraron con un ambiente inhóspito para desarrollarse. La sandía estaba, literalmente, podrida por dentro.
Aprovechando su título en bioquímica decidió volverse la hermosa archienemiga de Super Tomate, con el nombre de Doctora Sandía Malaaaaaaa. Sepan disculparla, tantos años en FQ hicieron que a la hora de buscarse un nombre, eligiera algo menos artístico y más IUPAC.

Esto fue escrito minutos antes de partir rumbo al primer parto... digo parcial del período. No esperen coherencia...

3 comentarios:

  1. ayyy ahora quiero un nombre IUPAC para mi! voy a pensar eso, cuando tenga uno te aviso :P

    yo que se mucho de sandias, te digo que era maaaalaaaaaaa

    ResponderEliminar

Este blog se abastece gracias al Guionista de Dios, y tus comentarios.